Una Noche Increible 02

Amateur

Regresé a mi dormitorio el corazón me latía a 100 por hora, no sabía que iba a pasar, pero sabía que mi abuela no tenía problemas con respecto al sexo siempre ha sido muy abierta para ello además si le hubiese molestado habría cortado todo desde el principio porque mi abuela asi como era muy cool para unas cosas cuando no le parecía algo inmediatamente cortaba por lo sano, llamaba la atención y remediaba todo drásticamente y sin miramientos, lo que ella no permitía era la mentira ni el engaño, decía que no era necesario teniendo un matrimonio con una realción abierta y sin tabúes

Me metí a la ducha para calmarme me sequé y me metí a la cama quedándome dormida inmediatamente de lo agotada que estaba por todo lo que me había venido era como si hubiera corrido una maratón, así me sentía, a la mañana siguiente me desperté muy temprano pensando en lo acontecido la noche anterior así es que me metí a la ducha, para calmarme porque todavía sentía la calentura de la noche anterior, cuando estaba bajo el chorro de agua sentí a alguien a mi lado que entraba en la ducha, era Claudia que me miraba sonriente — puedo entrar Soledad — dijo candidamente — Soledad te llamas no? — preguntó.

Si claro entra nomas — contesté un poco nerviosa y mirando hacia la puerta del baño con preocupación que Claudia detectó mi aprehensión – no te preocupes estoy sola aunque Alicia también te vió anoche no desde el principio como yo — me tranquilizó Claudia ella no está molesta pero quería hablar contigo así es que le dije que me dejara venir primero un momento para tu dormitorio, me encomendó que te tranquilizara, además nuestros maridos se han ido temprano a jugar golf y a la sauna asi es que estamos solas ellos nunca te vieron, tienes una abuela y una madre maravillosas.

Conoces a mi mamá — pregunté preocupada. Si claro — contestó — pero no te asustes, yo en realidad soy amiga de Flor, la conozco hace bastante tiempo, vamos al gimnasio juntas con otras amigas por ella conocimos a tus abuelos que casualmente los encontramos en una reunión anoche y bueno ya viste que nos llevamos muy bien con ellos también. Claudia era una mujer un poco mas alta que yo de con un muy bonito cuerpo con senos grandes y apetitosos un cuerpo muy bien formado y un trasero de película, mientras hablabamos me empezó a jabonar tomando el jabón que estaba en la repiza delante mio pegó su cuerpo al mio tomándome de la cintura que hizo que me estremeciera toda.

Estas temblando Sole — me dijo mientras me tomaba por detrás haciendome sentir muy cómoda en sus brazos, era la primera vez que estaba con una mujer, anteriormente había tenido sesiones de masturbación con alguna de mis amigas y algo de toqueteo pero nunca sentí nada parecido a lo que estaba sintiendo con Claudia, me relaje y dejé de temblar, me recosté hacia ella pegando mi trasero a su sexo sentí todo su cuerpo pegado al mio es una sensación increíble distinta a todo lo que había sentido hasta ahora pero no dejaba de ser deliciosamente exitante.

Claudia empezó a enjabonarme la espalda con movimientos lentos pasando el jabón por cada parte de mi espalda empezando del cuello bajando se tomó algo de tiempo para llegar hasta donde empieza el trasero empezó a jabonarme las nalgas con ambas manos sentí sus caricias dulces y provocadoras, me incliné un poco hacia delante para que continuara con lo que estaba haciendo pero en mi raja y culito que empezaba a mojarse por dentro nuevamente.

Pasaba lasl manos enjabonadas por mi sexo poniendome realmente caliente haciéndome soltar pequeños gemidos, sentía que ella estaba también exitadisima porque pegaba su cuerpo al mio sintiendo su respiración pesada, yo sentía que me derretía, me volteó dejando una mano tocándome el culo jugueteando con mi orificio anal, lo hacía de tal manera que era como si me tocara el clítoris me tenía al borde realmente sabía lo que hacía.

Empezó con mis senos luego bajando hacia el ombligo que jugó en el por un tiempo hasta que llegó a mi sexo que para ese momento ya estaba totalmente mojado y pidiendo sus caricias a gritos, yo trataba de controlarme pero Claudia hacía que perdiera la concentración, cuando llegó a mi vulva empezó a pasar el jabón delicadamente al principio, subí una de las piernas al borde de la tina permitiéndole un mejor acceso.

Me abrió los labios delicadamente para luego juguetear con mi clítoris que lo tenía inflamadisimo y muy sensible, apenas lo tocó solté un sonoro gemido que estoy segura se escuchó en toda la casa — meeeee veeeeeeennnnnngooooooo – empecé a decir al tiempo sentía una corriente eléctrica que corria desde mi vagina hasta todo mi cuerpo haciéndome temblar de placer, Claudia empezó a soltar la presión en mi sexo y poco a poco dejó que me vaya relajando.

Ahora me toca a mi le dije pegando mi cuerpo al suyo, habia una pequeña diferencia de altura entre las dos pero nuestros pezones se juntaron presionándonos la una a la otra hasta sentir que nuestros sexos se juntaban, ella lo tenía completamente afeitado mientras que yo lo tengo cuidadosamente recortado.

La Betturkey volteé empezando a besarle el cuello mientras que con ambas manos le jabonaba la espalda, me pegaba hacia ella corriendo mis manos hacia delante para jabonarle los pechos y bajando las manos las pasaba por su firme vientre hasta llegar al monte de Venus, sin tocar aún su sexo regresaba por el trasero pasando las manos por su hermoso culo, hice que levantara una de sus piernas para poder juguetear con su ano, metí uno de mis dedos sintiendo lo apretadito que estaba, ella arqueó la espalda haciendo haciendo un movimiento hacia atrás que hizo que lo metiera mas profundamente, en ese momento Claudia hizo algo que me sorprendió, jugó con los músculos del recto presionando mi dedo intermitentemente a la vez que gruñó moviendo en redondo su culo alrededor de mi dedo.

Pasé mi otra mano hacia delante para tocarle el sexo haciendo una ligera presión abrí sus labios que eran un poco delgados pero con pliegues que sobresalían cubriendo un protuberante clítoris que parecía un pequeño pene, penetré en ella con el dedo medio todo lo profundo que podía, literalmente la tenía penetrada por ambos lados y con el dedo pulgar jugaba con su clítoris, la repiración de Claudia empezó a acelerarse, iba aumentando la cadencia de ambas manos haciendo que Claudia empezara a temblar tan fuerte que por momentos se me salía el dedo del culo se escucho un — aaaaaaaahhhhhhhh — de la garganta de Claudia — sigue sigue por favor no pareeeeeeessssss — se corría con voz ronca que salía de lo profundo de su ser.

Terminó de convulsionar en mis dedos poco a poco se relajaba hasta que me abrazó besandome apasionadamente, – realmente hay poco que enseñarte jovencita — dijo — sabes como dar placer a una mujer vamos a la cama por la segunda lección — continuó diciendo — has hecho un cunnilingus o besado y chupado un clítoris? — dijo – realmente no, sólo nos hemos masturbado con unas amigas y algo de toqueteo pero es la primera vez que hago venirse a una mujer.

Salimos de la ducha nos secamos mutuamente y salimos hacia el dormitorio de la mano, al salir del baño vi que en mi cama estaba echada mi abuela Alicia desnuda con una toalla en la cabeza, ya se había duchado — hola chicas divirtiendose? — dijo. Sole te gustó el espectáculo? Al parecer si o me equivoco, por lo que veo no, o mi amor? — dijo mi abuela, continuando — no digo que este bien espiar a la gente pero entiendo que ha sido circunstancial, suerte que a Claudia le agradó tu compañía pero hemos venido a enseñarte un poco de nuestro sexo ya que nunca habías visto a dos mujeres hacer el amor queremos que sepas lo que es y como se hace bien sin que pierdas el interés en los hombres es bueno saber sacar provecho de ambas cosas te divertirías por ambos lados de la vida sacando lo mejor de cada uno.

Ven aquí a mi lado — dijo dando palmaditas a la cama — echate aquí, hice lo que me indicó poniendose ella de costado dejando que me echara comodamente, Claudia se arrodilló a mi otro lado empezando a tocarme todo el cuerpo dándome un beso en la boca me dijo — disfruta y aprende, desde que te vi me gustaste no quise perder el tiempo pero quería estar segura que no había problemas con Alicia ni con Flor que las quiero mucho.

Claudia empezó a besarme el cuello pasando la lengua por los puntos mas sensibles que tengo, no se como los encuentra tan fácilmente, mi abuela mientras miraba me iba acariciando el pelo, mirandome con cara de satisfacción me acerqué a ella dándole un beso de agradecimiento que ella devolvió, Claudia bajo hasta mi vientre pasandome la lengua y besando cada milímetro de mi piel que se erizaba con cada movimiento que hacía, mordisqueaba los lados de mis caderas haciendo que me retorciera de placer, mi abuela empezó a acariciarme el cuerpo de tal manera que ya no sabía que sentía mas.

Estoy segura que las dos mujeres con las que estaba en este momento podían dar placer a cualquier persona sea hombre o mujer con solo tocar, estaba en un estado de terrible ansiedad de tocarme el sexo que deliberadamente obviaban, cuando bajé la mano para tocarme mi abuela me agarró la mano diciendome al oido — aún no jovencita ahora aprenderás a usar las manos, la boca, la lengua y en general tu cuerpo para dar placer.

Ambas me tomaron de las piernas acariciandolas me las separaron dejando mi sexo totalmente expuesto, Claudia se levantó y caminó alrededor de la cama sensualmente hasta colocarse entre mis piernas estaba tan mojada que iba mojando toda la raja hasta llegar al trasero, mi abuela hasta ahora sólo me había estado tocando y acariciando contribuyendo a aumentar mi calentura.

Claudia se arrodilló bajo tomandome de las rodillas besándome el interior de las piernas hasta llegar a mi vulva para deliberadamente saltarla y empezar con la otra pierna, ya en ese momento no aguantaba mas empece a venirme, comencé a pedir – porfavor Claudia no me hagas esperar tanto — mi estado de exitación era tremendo quería que Claudia besara mi raja, lamiera mis jugos y metiera su lengua en mi Betturkey Giriş sexo que estaba inundado de mi líquido vital, mi abuela tomó mi seno derecho con la mano tocandolo con delicadeza por momentos y luego lo apretaba fuertemente sobre todo los pezones que ya me dolían de placer, conla boca tomó mi seno izquierdo, pasando la lengua por todos lados dedicando mas tiempo al pezón que lo chupaba deliciosamente.

Ya no puedo mas — dije retorciendome sobre la boca de mi abuela tomandola de la cabeza para que no me soltara.

Relajate un poco mi amor — me dijo Claudia que lo mejor está por venir, se levantó un poco dedicando sólo a acariciarme al alimón con mi abuela, me recompuse relajandome un poco estirandome como gata en celo, Claudia bajo hasta mi sexo plantándome inicialmente un beso largo y delicado — ooooohhhh que riiiiiiiiiicoooooooooo — dije murmurando, Claudia empezó a chupar todo mi sexo lamiendo los jugos que habíab estado saliendo a borbotones, me levantó las piernas para dejar mi culo accesible a sus caricias, siguió lamiendo y chupando a medida que bajaba por la raja, yo la esperaba con exitación su llegada a mi orificio anal que se contraía espasmódicamente mientras que yo concientemente lo relajaba para sentir mas y mas, Claudia sabia lo que estaba haciendo, me llenaba de sensaciones cada una diferente a la otra.

El tratamiento que estaba recibiendo de ambas era realmente de película, ya no sabía que sentir, por un lado mi abuela con sus manos, boca y lengua me tenía encandilada y exitada con sensaciones que me inundaban el cuerpo y Claudia que estaba lamiéndome el trasero de una manera que ma hacía sentir cosas que nunca había sentido en mis masturbaciones a solas o con mis amigas.

Después de un buen rato de juguetear con mi culito metiendome la lengua y lamiendome los alrededores de ni ano, sin dejar de lamer un milimetro regreso a mi ansioso sexo abriendome los labios con la lengua y luego empleó las manos para mantenerlos abiertos, metió la lengua lo mas profundo que pudo empezando a meter y sacar la lengua como si fuera un pequeño pene, bajó una de las manos lubricándola con mis jugos empezó a juguetear con los dedos en mi ano llevándome a un estado que ya no sabía que sentir.

Por un momento Claudia levantó la cabeza para decir con voz exitada — estás deliciosa Sole tienes un culito y una conchita deliciosa, tus jugos son dulces como los de tu abuela y tu madre muy ricos — le dio un beso a la abuela en la boca y regresó a tomarme nuevamente pero esta vez empezó a lamerme el Clítoris que al sentirla me estremecí de placer, Claudia tenía cuidado de llevarme hasta el punto que ya no aguantaba mas y luego cambiaba sus caricias a otro punto de mi sexo haciendo que sintiera de otra forma.

Me tuvo asi por largos momentos hasta que insertó un dedo en mi culo y dos en mi vagina tomó mi clítoris entre sus labios empezó a chuparlo y a jugar con la lengua a la ver, sentí como crecía a medida que ella intensificaba sus caricias en mi culo, vagina y clítoris a la vez que conjuntamente con mi abuela me llevaron al punto en que ya no aguantaba mas, mis gemidos y quejidos se hacían cada vez mas audibles hasta que di un grito de placer que me dijeron se escucho por toda la casa.

Convulsionaba de tal manera que por momentos Claudia se salía de mis orificios o perdía mi clítoris, siguió metiendo y sacando los dedos así como con sostener mi cítoris con la succión de sus labios mi abuela se ocupaba de mis senos y otraos puntos de mi cuerpo que hacían que no parara de temblar, me venís a chorros, con un climax que sentía que no paraba pero en realidad eran varios uno tras otro que perdí la cuenta sólo seguía sintiendo y sintiendo las caricias de dos mujeres que realmente sabían como dar placer. Poco a poco me fui calmando hasta que Claudia empezó a liberar la presión sobre mis sentidos sancando primero los dedos de mi culo y mi vagina y poco a poco dejó de succionar hasta que me soltó dejándome relajada, mojada y satisfecha como nunca en la vida, Claudia se acercó hacia mi con la cara mojada de mis líquidos, dandome un beso apasionado pegando su cuerpo al mio me dio los dos dedos que estaban en mi vagina — prueba lo dulce que eres — chupe ambos dedos probando el sabor de mi vagina y realmente sabía muy bien.

Ya relajada con ambas mujeres una a cada lado, seguía sintiendo sus cuerpos pegados al mio, era algo muy dulce — bueno Sole ahora te toca a ti, a ver si has aprendido la lección — dijo Claudia, dándome espacio para que me levantara ocupó mi lugar echándose en la posición en que yo estaba, me dio una palmada en las nalgas como dándome confianza, la verdad que no lo necesitaba, estaba con unas ganas increíbles de hacerle a esa mujer lo que ella me enseño, no se si en forma de agradecimiento o porque realmente la deseaba, el echo es que la deseaba desde la noche anterior que habíamos cruzado miradas mientras ella tenía sexo con mis abuelos y yo me masturbaba viéndola me imaginaba que era yo la que estaba con ella y ella conmigo.

Le tomé la cara con delicadeza la besé acariciándola acercando mi cuerpo para que sentirla, me devovió el beso levantándose un poco mas hacia mi, nos separamos mirándonos le empecé a tocar el cuerpo, bajando mi cara hacia el cuello besándola y lamiendo como ella lo había hecho anteriormente, mi abuela estaba hacia un lado acariciando a Claudia con una mano y con la otra se acariciaba ella pasaba de las tetas hacia su sexo repetidamente, tomé uno de los senos de Claudia le pasé la lengua evitando los pezones jugando como lo había hecho conmigo.

Alicia, esta chica aprende rápido — dijo Claudia mientras empezaba a tcarle los pechos a mi abuela bajando la mano por su vientre hasta llegar a su sexo, luego mano se llevó la mano hacia la boca para lubricarla con saliba y empezar a tocar a mi abuela que abrió las piernas lo mas que pudo, a pesar de lo incomoda de su posicón lograba ver como jugaba con los dedos en su vagina.

Estas mojadita Alicia — dijo Claudia. Yque quieres con el rico espectáculo que acaban de darme Uds. Dos, no soy de fierro además sabes lo caliente que soy — respondió mi abuela que se estremecía bajo las caricias de Claudia, levanté un poco la cabeza como dejando de besar el seno de Claudia que inmediatamente volteó, con una sonrisa pícara me quedó mirando — te estas vengando muchachita no? – decía a la vez que yo bajaba la cabeza nuevamente esta vez estiré la lengua tocando el pezón con la punta, Claudia soltó un pequeño gemido que me incentivó mas.

Tomé el pezón entre mis labios succionándolo primero delicadamente y jugando con la lengua moviendolo de un lado a otro y en círculos, cada gemido de Claudia me indicaba que estaba haciendo las cosas bien y me servían como estímulo, de a pocos aumentaba la fuerza de succión haciendo que se ponga mas duro cada vez mas, mi abuela había tomado el otro pezón entre sus labios y lo mordisqueaba mientras Claudia se entretenía con la entrepierna de mi abuela que también empezaba a dar pequeños gemidos.

Dejé de chuparle el pezón empezando a bajar por el vientre, Claudia se estramacía bajo mis caricias y la atención que recibía de su amiga, me levanté empezando a caminar alrededor de la cama dirigiendome a los pies sin dejar de acariciar el bello cuerpo de Claudia, me arrodille a sus pie le abrí las piernas empezando a besarla por la parte interna de una de ellas mientras que con la mano le acariciaba la otra hasta juntarse en la parte central que era su sexo, que también evité por un momento, Claudia levantaba las caderas cada vez que yo me acercaba a su centro de placer que yo evitaba.

Mi abuela aprovechó un momento en que yo estaba besando a Claudia y pasando una pierna por encima de nosotras quedó sentada en la cara de Claudia que inmediatamente empezó a lamer y chupar la húmeda raja de mi abuela, tenía un lugar preferencial con una hermosa vista de lo que sucedía, bajé mi cara hacia la vagina de Claudia empezando a meterle la lengua lo mas profundo posible poniendo mi lengua dura como si fuera una pequeña verga, Claudia empezó a gemir un poco mas fuerte pero los gemidos eran ahogados por la concha de mi abuela que desde aquí veía como Claudia le abría la raja para meter la lengua y lamerle el coño jugueteando que el ya visible clítoris y dejando hacia mi la vista de su delicioso culo con el orificio anal hacia mi que debido al trabajo de Claudia se abría y contraía debido al placer que estaba sintiendo mi abuela que también emitia sonidos de placer que parace le salían de lo mas profundo de su ser.

Hice que Claudia levantara un poco mas las piernas para darme acceso a su culo que a estas alturas estaba ya mojado ctanto con mi saliba pero mas con sus propios liquidos, le pasé la lengua de arriba hacia abajo por toda la raja desde al clítoris hasta el ano que se abrió a mi por lo que aproveché a meterle la lengua y lamerselo lubricandolo para meterle después un dedo que lo recibió con estremecimiento accionando los múculos del esfínter presionando mi dedo para luego soltarlo, los gemidos de placer de Claudia se volvieron mas audibles aunque ligeramente apagados por el culo de mi abuela.

Seguí lamiendo los alrededores de ano de Claudia y poco a poco iba subiendo hacia su concha que esperaba caricias húmeda como estaba no pude resistir mas y metí mi cara en sus labios abriéndolos con mi lengua sin perder el control de mi dedoen el culo que entraba y salía cadenciosamente, realmente era delicioso y placentero estar ahí cupando esa conchita rica mojada que emanaba líquidos dulces tan dulces como los mios pero diferentes, empecé a lamer toda la su sexo abierto hacia mi, Claudia abría las piernas mas para permitirme entrar en ella mas profundamente.

Yo estaba en extasis lamiendo a Claudia no sabía que también se podía sentir tanto al hacerlo, levanté la vista para ver el espectáculo que tenía a centímetros delante mio, veía como mi abuela era devorada literalmente por Claudia con su trasero hacia mi estiré la mano inconcientemente al principio y luego empecé a acariciarselo era muy rico, a la vez empecé a chupar el clítoris de Claudia que no paraba emitir ronquidos de placer con lo que yo estaba haciendo, tome el clítoris clo chupaba y succionaba con fuerza además de jugar con mi lengua pasandola de arriba abajo del pequeño pene.